La voluntad de Azorín (nota = 7,4)

Empecé La voluntad pensando que iba a ser una novela del tipo de La busca de Baroja, pero ni por asomo. Aunque tiene algunas pinceladas de novela costumbrista y realista, ambientada en Yecla, lo que predomina son pensamientos y reflexiones, algunos de ellos sacados de escritos anteriores.

El estilo es muy cortado, al que al principio cuesta un poco adaptarse, pero luego uno se acostumbra y es verdaderamente delicioso; no tanto las continuas ristras de adjetivos. A veces las historias que cuenta entorpecen un poco, como la parte en la que se describe la vida de las monjas, pero en general es un libro muy ameno de leer y con un gran número de frases de las que se pueden subrayar, sobre la curiosidad, la originalidad, los políticos, sobre el hecho de que todos vamos a acabar siendo periodistas, como así parece que ocurre estos días con las redes sociales, donde la noticia inmediata es lo único que parece valorarse. Destaca la parte dedicada a la democracia, a la que considera como “el absolutismo del número” (capítulo VII de la parte segunda):

El número no podrá nunca ser una razón: podría serlo si la masa estuviera educada […] Hoy todos los que no tenemos intereses ni aspiraciones políticas estamos convencidos de que la Democracia y el sufragio son absurdos, y que un gran número de ineptos no han de pensar y resolver mejor que un corto número de inteligentes.”

Es también excelente la parte tercera, si bien bastante desoladora, en la que se cuestiona si es bueno leer libros y tener lo que algunos llaman cultura, es decir, si es pertinente saber de lo que saben los demás o si es mejor dedicarse a pensar sobre la vida de uno mismo, que es la verdadera.

Estoy deseando leer Antonio Azorín, aunque de momento debo pasar a otros autores porque, como Azorín al principio de La voluntad, yo leo “en pintoresco revoltijo” sin “criterio fijo”. Como él, lo amo todo y lo busco todo; soy “un espírutu ávido. Estoy dudando si empezar La Regenta, que es indispensable pero muy larga o si ponerme con alguna corta como Historias de cronopios y de famas de Cortázar o Cienfuegos de Vázquez Figueroa. En teoría, la que me toca por la lista es La subasta del lote 49 de Pynchon, pero prefiero leer literatura española. A la vez, de momento, estoy leyendo La física del futuro de Michio Kaku y las antologías de poesía europea (la de Rico) y mundial (la de Cátedra), posiblemente motivado por el hecho de que Azorín cita en varias ocasiones a Leopardi.

Anuncios

2 comentarios en “La voluntad de Azorín (nota = 7,4)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s