Nader y Simin, una separación (nota = 6,2)

Empecé a ver esta película con gran expectación por cómo me la habían pintado y por el 8,5 de IMDB, no tanto por el Óscar a mejor película extranjera. Sin embargo, muy desde el principio me di cuenta de que no me iba a gustar, pero pensé que, como en Warrior, cuanto peor fuera el principio, más apoteósico iba a ser el final. Nada de nada. Un tema que en principio podría dar lugar a escenas emocionantes se queda en un conjunto de escenas sencillas que solo tienen fuerza por la situación de los personajes, la del padre sobre todo, para mí el personaje mejor conseguido de la película. Quizás porque no habla. El resto de personajes, salvo las dos niñas, que son las que lo pagan todo, son un conjunto de marionetas movidas por las mentiras, principalmente por la mentira de una mujer malvada; eso sí, luego no se atreve a jurar. Lo que sí que consigue la película es crear una tensión, a veces innecesaria, por las mentiras y peleas que se repiten en exceso -hasta el juez se lo recrimina a los dos hombres en una ocasión-.
Además se me ocurren finales mucho mejores. Es de las pocas veces en las que el final se produce al rato de empezar una escena, supongo que para reflejar que la vida continúa, pero que los momentos se alargan. La sensación que da es no obstante que el señor Farhadi no se quiere mojar en la elección de la niña o no sabe muy bien cómo resolver la situación. A mí se me ocurren otros finales, otro quizás muy típico y, por eso, pensaba que iba a ser el que había emocionado a los que, no conociendo mis gustos, me habían recomendado la película, y es que el abuelo al final hablara y contara toda la verdad, es decir, que el único que sabe y dice la verdad es el personaje que tiene Alzheimer, lo que vendría a representar que la enfermedad que padece nuestra sociedad es peor que el Alzheimer.
Lo que más me sorprendió de la película es la cantidad de peugeots que aparecen, en muchos casos más limpios que los no peugeots que aparecen alrededor.

Anuncios

4 comentarios en “Nader y Simin, una separación (nota = 6,2)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s